Eres realmente así

Colegio Amoros trabajando en clase

Informe realizado por Paula, Miriam, Patricia, Jesús, Amanda, Jorge, Alba, Valentina, Silvia (4ºESO)

A nuestro grupo le ha parecido interesante centrarse en la parte de si los jóvenes se sienten aceptados por los demás ya que hay uno de cada cuatro que no se siente aceptado por el resto y cómo los jóvenes se ven respecto a su familia y amigos.

Para empezar, vamos a analizar qué es lo que sienten los jóvenes cuando están rodeados de sus amigos. Si preguntamos  cuántos amigos verdaderos piensan que tiene jóvenes comprendidos entre 15 y 18 años, una de cada dos personas nos respondería que tiene entre uno o dos amigos de verdad. Si nos ponemos a pensar en el por qué  de esta respuesta podríamos decir que nos cuesta mucho confiar en las personas si no las conocemos demasiado. Por esto probablemente los que consideramos de verdad suelen ser aquellos que conocemos  desde que éramos pequeños.

Si seguimos analizando las amistades,  una de las formas que tienen los adolescentes de reforzar dichas amistades es por las redes sociales. Las redes sociales nos han ayudado  en los últimos años tanto a conocer  nuevas personas como a reencontrarnos con gente con la que habíamos perdido el contacto. Sin embargo, según las estadísticas de nuestra encuesta, los adolescentes no pueden reconocer a estas nuevas amistades como verdaderas. Esto se puede deber a que no llegan a reconocer a estas personas físicamente por lo que siempre existirá esa desconfianza de no saber cómo es realmente esa persona, si se podría confiar totalmente en ella. Además, bajo estas circunstancias no le confesarían algo muy personal a esta persona a diferencia de a alguien que conocen de verse todos o casi todos los días.

Vivimos en una cultura en la que se nos ha inculcado que tener pareja es importante pero según los jóvenes de hoy en día, según los que han colaborado en nuestra encuesta, no consideran que sea algo vital e importante. Y por ello averiguamos cuál puede ser la causa de esa idea.

Creemos que piensan que tener pareja es una elección, que no es necesario puesto que depende de lo que cada persona quiere en su vida y opinan que se puede vivir perfectamente sin pareja ya que nuestra satisfacción y valor como personas no depende de tener a alguien a tu lado o no.

Según los expertos, las relaciones de pareja que mantenemos dicen mucho de nosotros mismos, de nuestras inseguridades, vulnerabilidades y miedos pero si relacionamos estos hechos (8 de cada 10 personas en España mantienen una relación sentimental) con la opinión de los adolescentes, llegamos a la conclusión de que no reconocen o no valoran la importancia de tener pareja.

Estar a gusto consigo mismo es de gran importancia y por los resultados de la estadística los jóvenes afirman que no lo  están del todo. A parte de una minoría que ha marcado que no, esto lo relacionamos con problemas de autoestima, hemos analizado que los adolescentes son pesimistas y que les importa demasiado la opinión de la gente. Esto nos lleva a pensar que la mayoría están preocupados por lo que el resto del mundo piense de ellos y no admiten que tienen algún tipo de problema de pundonor. Un ejemplo de ello es la cantidad de problemas que tienen algunos con su físico por los complejos establecidos por la propia sociedad, totalmente falsos e irreales.

Como hemos comentado antes, los adolescentes suelen dejarse influir demasiado. En la encuesta la gran mayoría afirma que en sus decisiones no repercute  lo que dicen o hacen los demás, lo que se publica o no por las redes sociales o incluso la moda que se lleva. El problema que tenemos a la hora de estudiar estos resultados es que esta declaración no tiene ni pies ni cabeza. El hecho de que no sean capaces de admitir que todo lo que ven día a día les cambia (para bien o para mal) y que aún no han podido desarrollar  su personalidad por completo, indica que esa decisión ni siquiera la han tomado ellos mismos. Creen que eso es así porque la sociedad  no les permite que nadie reconozca que se dejan llevar por las acciones de un gran grupo de  personas.

Eso sí, no nos olvidamos de que hay una pequeña minoría que no puede evitar admitir que esto es cierto y sí que se deja llevar a veces por comentarios, opiniones, modas, redes sociales, etc.

Hemos optado por seleccionar los temas sobre la familia y los amigos porque creemos que son pilares imprescindibles en nuestra día a día.

La mayoría de los jóvenes tiene un grupo de amigos y una familia con la que ha establecido buena relación.

Queremos centrarnos ahora más en la familia puesto que el tema de los amigos ya lo hemos mencionado y damos por hecho que está bastante claro.

Lo primero es entender que con la familia y los amigos obviamente no se puede adoptar la misma actitud. La convivencia suele ser bastante compleja con la familia ya que estás con personas que ves todos los días y con los que suele haber pequeños roces o discusiones muy a menudo.

Uno de los valores que más podemos apreciar en una familia, además del respeto, es la confianza. Los adolescentes han comprendido al cien por cien  que esta es una cualidad muy importante  entre un grupo de personas ya que sin confianza se podrían crean graves problemas internos dentro de esa familia y sus consecuencias podrían llegar a afectar a todos sus miembros.

Según las estadísticas la mayoría de adolescentes confían mucho en su familia pero a la hora de hablar con libertad les cuesta más. No creemos que  esto sea malo, ni mucho menos. Entendemos que a unos les cuesta más que a otros contarles asuntos personales a las personas con las que conviven. La confianza a veces tiene sus límites. Esto no quiere decir que en un futuro no sean capaces de abrirse con más facilidad y contarles a sus familiares cualquier problema o indecisión que tengan.

Creemos que esto puede deberse o bien a la falta de comunicación (que en algunos casos se nota bastante) o simplemente por encontrarnos en una etapa en la que nuestro estrés y confusión es constante y necesitamos refugiarnos en nuestros amigos y en relaciones que hacemos por nosotros mismos ya que a veces pensamos que la buena comunicación con nuestros padres nos podría dar una mala reputación.

En la encuesta se hicieron bastantes preguntas sobre si los padres saben con quién quedas, qué es lo que haces con tus amigos/as, si te conocen realmente, etc… Según los resultados la mayoría de jóvenes tienen una buena relación con sus padres por lo que éstos saben cómo son, los escuchan, comprenden a pesar de en ocasiones no estar de acuerdo, ayudan cuando lo necesitan, etc… Además de, por supuesto, saber lo que hacen fuera de casa, con quién se juntan y tienden a dar el visto bueno.

Dudamos de que en  esto último los padres lo sepan todo. No creemos que todos hayan sido del todo sinceros. Por lo que intuimos la gran mayoría(a pesar de ser anónima la encuesta) no han querido admitir algunas cosas.

¡Adelante! ¡Sé tú mismo!

joseferjuan

por joseferjuan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *